Descriptivas de Narrativas Urbanas

RSS

Las Ruinas de Metrópolis

 Últimamente, por diversas causas, estamos sumergiéndonos en el concepto de obsolescencia urbana llevada a sus últimas consecuencias, rozando a su apocalipsis.
 Libros como “Aprendiendo de Las Vegas" de Robert Venturi, Steven Izenour y Denise Scott Brown o "Ciudades Muertas" de Mike Davis nos han ayudado a andar ese camino.

 Viajamos a lugares lejanos para contemplar admirados las ruinas de lo que una vez fueron grandes civilizaciones, pero ¿cuáles serán las ruinas contemporáneas?
 ¿Dónde, en nuestro mundo actual, están las ruinas del mañana? ¿Qué lugares fueron grandes y ahora van siendo gradualmente abandonados, desmoronándose poco a poco y dejando indicios de lo que la gente del futuro encontrará e interpretará al cabo de siglos?

 Bien, las grandes ciudades regionales quizás sean los productos más trágicos de la evolución cultural humana en la era Holoceno. De hecho, tan dramáticos en su impacto han sido, que la Sociedad Geográfica de Londres ha tenido que añadir un nuevo estrato a su columna geológica: el Antropoceno, caracterizada por las actividades humanas.

 Con esta importancia sobre el sistema en el cual vivimos, cabe plantearse su futuro material. Más allá de un mero sentimiento morboso, Mike Davis se pregunta en el destacable capítulo final de su libro “Una historia natural”:

¿Qué pasaría, por ejemplo, si simplemente borrásemos de la pizarra todas las ecuaciones diferenciales que representan el «trabajo» que hacen los humanos en el medioambiente de la ciudad? ¿Qué quedaría en el lado de la naturaleza? Más aún, ¿qué es la naturaleza urbana «subyacente» sin el control humano? ¿La ciudad sería reivindicada por su ecología original o por otra cosa? 

 No podemos responder completamente, por supuesto, porque pocos expertos forenses han examinado el cadáver de una gran ciudad.

 Sin embargo, forenses urbanos pioneros como el sociólogo Camilo Vergara (y su propuesta de crear un Acrópolis de rascacielos en ruinas en Detroit) o el fotógrafo Juan de la Cruz y su siempre recomendable Abandonalia, han puesto un aparato de observación sobre las ruinas de Metrópolis, investigando en una narrativa que va más allá de una simple colección de imágenes que enseñan el paso del tiempo.


Esta maravillosa ciudad, de la que se cuentan tantas leyendas, era después de todo sólo de ladrillo, y cuando la hiedra creció encima y los árboles y las plantas se extendieron, y por último surgieron las aguas subterráneas, la gran metrópolis fue derrocada enseguida.

Richard Jefferies, "After London, or Wild England”, 1886. 
Mar 2

Patrons del Disseny Urbà

Quines són les idees bàsiques de disseny que acaben per donar forma a les ciutats.

image

Tot el que acaba donant forma a les ciutats és dissenyat per persones amb unes idees concretes, és a dir amb uns interessos i objectius. I per acomplir-los es fan servir unes eines i uns elements distintius per cadascun dels objectius.

Leer más

Feb 8

The Beautiful Mixed-Use Parking Garages

Uptown Whittier’s parking garage makes room for storefronts. Easy!
 «My gut has been telling me that two hypotheses about urban planning and blogging are probably true. The first is, you get farther with honey than with vinegar. In other words, I’d rather find things I like and praise them, than find things I don’t like and criticize them. Keeping things positive is good. It makes people think instead of feeling defensive. The second hypothesis is that prevailing attitudes make changing cities really hard in a lot of places and therefore, progress should be celebrated even when that progress is very small or incremental.»

 «In that spirit, I’d like to celebrate the beautiful incrementalism of mixed-use parking garages. As Jeffrey Spivak noted in the May/June 2013 issue of Planning Magazine more garages are incorporating mixed uses, by adding stores and restaurants, and developers don’t want customers’ first impressions to be of some ugly, generic facade” (p. 23).»

 «The beautiful thing about a mixed-use garage is that it’s an improvement for people who are trying to get around on foot relative to a lot of conditions that are common today. First of all, a given amount of parking can be handled with relatively little land compared to a surface lot. That means destinations aren’t as spread out and walking distances are shorter. Secondly, by adding storefronts to a garage, there is no interruption in the sequence of interesting things for people on foot to look at. In this way garages can fit more gracefully into an urban environment and avoid disrupting it.»

 A way to improve the social/economic profit of single-use infrastructures, like any other transport station.

 «As we strive towards a more sustainable future with less driving and more efficient land use, it’s worth remembering that mixed-use garages can make a place better for both cars AND pedestrians. In a lot of contexts, that’s real progress.»


-Recovering a valuable article from Straight Outta Suburbia

Defensa de la planificación urbana

De nuestra serie de artículos “Guía de Introducción a Jane Jacobs


Habitualmente, se suele presentar erróneamente a Jane Jacobs como una detractora del planeamiento urbano en favor de una ciudad orgánica de urbanismo espontáneo.

Siendo además éste un tema clave en el ideario del desarrollo urbano actual de muchos estados (perfeccionamiento de la regulación versus liberalización de desarrollo). Esta desregulación de actuaciones deriva sin embargo en una anarquía tan antigua como la ley de la selva.

Jane Jacobs, al contrario, lo que criticaba era la planificación tradicional a la hora de actuar sobre la ciudad, basada en teorías e ideas heredadas y que ignoraban hechos y resultados.

Abogaba, en cambio, por una planificación basada en la experiencia: en la experiencia conseguida “a pie de calle” (para la personas, como más tarde diría Jan Gehl) y en la experiencia acumulada con proyectos acertados y fallidos.

Apuntes sobre Jane Jacobs, de Zaida Muxí y Blanca Gutiérrez, extraído de la edición castellana del libro “Muerte y Vida de Grandes Ciudades”:
Zaida Muxí y Blanca Gutiérrez - Muerte y Vida de Grandes Ciudades

Neither a Street nor Road. Stroad

 We all know those four or six lane wide thoroughfares running into a town, built for high speed but also lined with retail or residential developments and all the multiple accesses and traffic signals those entail, used to knowed as “urban roads”.
 They are neither streets nor roads, we can call them “Stroads”. In words of this neologism’s inventor, Chuck Marohn:
neither a street nor road. stroad
 A STROAD moves cars at speeds too slow to get around efficiently but too fast to support productive private sector investment. The result is an expensive highway and a declining tax base.
 Its width induces speeding but this excessive width makes it uncrossable for pedestrians. And not only they are unsafe and unpleasant, they are economically destructive as well. They do not provide the mobility efficient to achieve flow and simultaneously fail to deliver enduring retail value.
problems of a stroad
 If you want to … truly understand why our development approach is bankrupting us, just watch your speedometer. Anytime you are traveling between 30 and 50 miles per hour, you are basically in an area that is too slow to be efficient yet too fast to provide a framework for capturing a productive rate of return.
 So a stroad is not always a good design for any place because it suffer from:
    -  Slow traffic (fails as a road).
 
  Low financial productivity (fails as a street). 
    -  Poor safety records. 
    -  Very expensive to build. 

 In existent cases, Marohn says, you must choose between turning them into a street or into a road, while there are other multiple tools and solutions -as boulevards or avenues- with these basic points:

Stroad to Street Conversion:
  -  Slow traffic.
  -  Prioritize pedestrian, bikers and higher transit vehicles. 
  -  Regulatory environment to encourage the use of adjacent propierties. 
  -  Embrace complexity.
Stroad to Road Conversion:
  -  Segregate traffic modes. 
  -  Close existent accesses (and limit other new ones). 
  -  Don’t allow adjacent land uses degrade public’s transportation investment. 
  -  Simplify the roadway.








 This is not really a rising trouble -as we saw before in this post- but the problem is not the conversion of existing stroads into another model; instead we have economically stressed communities that still keep building stroads, especially in proximity to highways searching in vain a short-term economic gain. 

-via The Atlantic Cities by Sarah Goodyear.

Take a look at New York

8 Ave @ 34 St, NY

Reload o click to view the webcam

Dic 8

A way to understand the public space issue

 If we think that the intended function of a city is to promote interchanges -of whatever kind-, we can see the public spaces acting the way shown in this scheme that explains a basic physical principle.

 In this manner, we can clearly perceive their inner importance, don’t you think? We can also understand some recurring arguments in favor of a careful planning for those called “third places”.

The Changing New York Hudson River Waterfront

image
———————————————————————————————————————

image

"Beach": The build of the World Trade Center (source: BLDGBLOG via Untapped Cities).

Please go below to see an evolution of the World Trade Center allotment:image

image
image
image


- via Untapped Cities.

LOS ESPACIOS URBANOS. El estudio geográfico de la ciudad y la urbanización

« Novedad en nuestra Tienda de Libros »

 Se trata de una obra básica en el ámbito universitario para la formación urbanística española, un libro de texto puro, con la vocación de ser libro de referencia y de consulta.

 Comenzando con una introducción general al fenómeno urbano y finalizando con una lectura sobre su futuro en los próximos decenios, se encarga de compilar de forma estructurada el estudio de los espacios urbanosdesde la historia del urbanismo y las teorías de la ciudad, a las distintas disciplinas y métodos de aproximación al análisis urbano.

 Como punto destacable adicional, presenta una recopilación de la normativa urbanística y de planeamiento vigentes en el panorama español, así como apuntes y líneas básicas de las mismas a nivel europeo. Ambos, sólidos apartados de referencia.

 Coordinado por el Dr. Rubén Camilo Lois (catedrático de Geografía en la USC), que comparte autoría con el Dr. Jesús Manuel González (profesor titular de Geografía en la Universitat de les Illes Balears) y el Dr. Luis Alfonso Escudero (profesor de Geografía en la Universidad de Castilla-La Mancha, sede de Toledo).




 Además, lo hemos añadido a la categoría de “Libros recomendables" (columna lateral izquierda) porque este manual universitario fue concebido para atender las necesidades de consulta de estudiantes (de arquitectura, sociología, antropología, derecho urbanístico, historia, economía y, por supuesto, geografía) y, al mismo tiempo servir de referencia a especialistas y profesionales.

The city belongs to the future

Easy riding crossing Madrid from north to south:LONGBOARD GIRLS CREW in Madrid

Jul 7

La primera ciudad prehistórica en el mundo

 Resulta sorprendente constatar cómo el urbanismo y la ciudad (y la escritura, la realeza, la economía, las leyes, las unidades de peso y medidas, el sistema sexagesimal utilizado hoy para la medición del tiempo), modos de relacionarse con el mundo, vigentes hoy en día en casi todas las culturas, se originaron en Sumer, Mesopotamia, 3500-2100 años antes de Cristo.
 Sin ser doctores en la materia, sólo aficionados, decir que los sumerios, pueblo semítico, se asentaron en el sur de Mesopotamia (casi actual Kuwait); aproximadamente en su zona central se encuentra Babilonia y, al norte, los asirios. Todo entre los ríos Tigris y Eúfrates (actual Irak); al este del golfo Pérsico (actual Irán) se encontraba Elam. Esto es lo que se conoce como "Creciente Fértil", donde el hombre descubrió la agricultura.
Mesopotamia (Ur, Uruk, Babylon) - Iraq
 A las poblaciones antediluvianas cuyo nombre ya conocemos (Babilonia), pues, sumamos Ur (Accad), el centro del poder político de los caldeos o sumerios (al trasladarse de Uruk). Ur, palabra caldea que significa “la ciudad por excelencia”. Incluso existe la teoría etimológica que explica que la denominación Ur dio origen a la palabra que Roma utilizó posteriormente para denominar a las ciudades: urbs/urbis, en lugar de relacionarla con orbis, el surco circular realizado al fundar un nuevo asentamiento, heredado de los etruscos.

La Uru-ul-la, la ciudad originaria [1]
 «Aunque al bíblico dios Yahvé se le presenta en alguna ocasión como el fundador de ciudades de Judea, lo cierto es que la visión de la urbe en la Biblia es muy negativa. Sodoma, Gomorra o Babilonia son denostadas. Ya la primera ciudad fue construida por Caín tras matar a su hermano Abel, y en ella se refugiaron todos los desterrados de la tierra.
 Sin embargo, la concepción de la ciudad en Mesopotamia era tan distinta que un mito poco conocido cuenta que, en los inicios, antes de que el mundo existiera, érase la Ciudad de los Tiempos Lejanos (URU-UL-LA), en la que nacieron todos los dioses. Situada en los márgenes de un lago o una marisma (sin duda inspirada en el delta del Tigris y el Éufrates), se trataba de una ciudad toda negra, fantasmal, habitada sólo por las almas de los difuntos, espíritus que ya revoloteaban antes de que ningún ser vivo fuera concebido.
 La vida para los sumerios, por tanto, se originó en una ciudad, que cumplía el papel del bíblico Edén.»

Habilitar el espacio [2]
 «Los sumerios dominaban más el álgebra que la geometría, pero sabían de las propiedades de las figuras geométricas (rectángulos, cuadrados, triángulos) que les permitían parcelar el suelo.
 Las parcelas se compraban y se vendían.
Todas las transacciones se registraban en tablillas, guardadas en archivos públicos (templos, palacios) o privados (casas nobles), de las que un gran número se han preservado.»
Jun 9

¿Cuál es la estructura de una ciudad?

 Desde sus inicios como objeto de estudio, diferentes teorías han intentado explicar la estructura de la ciudad a través de modelos regulares; aunque hasta hoy ninguna de ellas ha resultado ser para el urbanismo lo que los modelos atómicos para la física. 
 La primera aproximación fue la que podemos llamar ecológica (pergeñada por sociólogos y antropólogos urbanos), basada en la competencia por el espacio (planteamientos socio-ecológicos).
 Posteriormente, con el desarrollo del capitalismo surgió la vertiente económica, que preconizaba que la distribución en el espacio urbano se basaba en el principio de optimizar los beneficios económicos.
 Más recientemente se está intentando la aproximación estadística, utilizando modelos matemáticos cuantitativos; es la gran solución que propone el nuevo movimiento de Smart Cities, el manejo de lo que se conoce como “big data”.

 Aunque se hayan presentado muy someramente, y a pesar de que han aportado indudables avances al estudio, todas las teorías resultan fallidas al no ser universales, sólo aplicables a ciudades y, sobre todo, períodos concretos de tiempo. Carecen de contexto sincrónico (es decir, de continuación en la evolución temporal), lo que ha impedido llegar a un acuerdo científico (paradigma) sobre la estructura de la ciudad; esto ha menoscabado la reputación científica del urbanismo o la urbanología.
 A diferencia de la fisonomía (o forma), la estructura de una ciudad se preocupa no sólo de las propiedades sino, sobre todo de las relaciones de sus diferentes elementos. Podemos decir que, a nivel objetivo, esto es una cuestión más importante que una simple observación de la forma urbana porque, al final, la forma sigue a la función.

 Con todo lo expuesto, se ha llegado a afirmar que el objeto de estudio debería desplazarse de la “estructura” de la ciudad para ser el de la “experiencia” de la ciudad. Pero esto, a día de hoy, tristemente carece de más herramientas científicas aún.
 Quizás se debería cuestionar entonces el concepto de ciudad. Tal vez, el fallo es considerar la ciudad como un todo diferenciado y jerarquizado. No tiene por qué ser así, se trata más bien partes o conceptos que acaban formando parte de una unidad administrativa.
 Es difícil ponderar un funcionamiento no estático ni tampoco lineal que, además, no tiene por qué reflejarse en su fisonomía. Hace años, investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid publicaron un trabajo de definición y distinción de "Barrios Funcionales" (RE-HAB, Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio) que permitían una mejor articulación de las actuaciones en la ciudad.
 Al fin y al cabo, técnicamente, la mayoría de las ciudades con que nos encontramos tienen una trama heterogénea; es decir, que combinan varias tipologías como consecuencia de renovaciones urbanas, períodos de expansión económica, etc.

¿Debería la técnica dedicarse a intentar constatar un concepto administrativo?
uocciudad:

Photo of Berlin Taken From Space Illustrates the East-West Divide
/via laughingsquid

uocciudad:

Photo of Berlin Taken From Space Illustrates the East-West Divide

/via laughingsquid

Paseos Jane Jacobs 2013

 Coincidiendo aproximadamente con el aniversario del nacimiento de Jane Jacobs, dos ciudades de nuestro entorno con un gran interés por un nuevo urbanismo confirman que acogerán sus “paseos” este 2013, siete años después de la desaparición de la autora. 
 Se trata de una iniciativa global (Jane Jacobs Walk es la organización original, auspiciada por el Colegio de Arquitectura y Planeamiento de la Universidad de Utah) que, al igual que la homenajeada invitó a todo el mundo a que saliera fuera y mirara alrededor cómo funcionaba su propio barrio, su propia ciudad, así invita a caminar, observar y detectar problemas y soluciones de la ciudad, a pie de calle.
 Por un lado, en la siempre propositiva Barcelona tenemos un recorrido crítico por Poble Sec el próximo domingo, llamado "Jane’s Walk" y organizado por el colectivo Punt 6, responsables de la reedición en castellano de la obra de referencia de Jane Jacobs (su libro “Muerte y Vida de Grandes Ciudades”, en el que además hacen una introducción) y que además contará con la colaboración de Repensar Poble Sec, de la Asamblea de dicho barrio.
 Por otro lado, tenemos el evento "¿Dónde está Jane Jacobs?" en Buenos Aires, en el que Carolina Huffmann (Urbanismo Dos de la Universidad de Palermo) vuelve a organizar el próximo sábado una caminata charlando sobre el punto de vista de la homenajeada acerca de las ciudades: diseño de las manzanas, urbanismo sobre papel y diversidad de usos; y su influencia, no sólo en la economía, sino también en la socialización y seguridad de las calles:



 Recorrido Jane Jacobs Buenos Aires 2013: de Palermo hasta “El Galpón”, en Chacarita. Ver en Google Maps.

Leer más

Urbanismo de Riesgo

 En un reciente artículo, publicado a principios de este mes (¿Para qué sirve un espacio natural?) explicábamos algunos casos en los que la mano del hombre era responsable directa no de algunos desórdenes climáticos, sino de sus efectos como desastres naturales. Hablábamos del caso de Nueva Orleans con el huracán Katrina y reflexionábamos acerca de los recursos económicos que Estados Unidos empleaba para solucionar los inconvenientes que le creaban estos desórdenes.
 Bien, llegábamos a la conclusión entonces de que las víctimas de un cambio climático pertenecerán al “mundo en desarrollo”, puesto que no todas las economías estatales son tan ricas como la de Estados Unidos.

 Ampliando este cuadro hoy, en ese mundo en desarrollo tenemos lo que Raquel Rolnik denomina "Urbanismo de Riesgo" (el marcado por la inseguridad tanto del terreno, como de la construcción y de la condición jurídica): asentamientos precarios en terrenos frágiles o en áreas simplemente no urbanizables, como las laderas escarpadas o las vegas inundables.
 Sus pobladores se convertirán, por tanto, en posteriores víctimas de los desastres naturales provocados por desórdenes climáticos. Seguro que lo vemos de diferente manera si, en lugar de acogernos al futuro, nos remitimos a los casos de desgracias sucedidas en nuestro pasado reciente por permitir la construcción en zonas inundables.

 Por decirlo de otra forma, el problema que encaramos no es el de los desórdenes climáticos y su responsabilidad sino el de sus efectos como desastres naturales.

 En teoría, no puede existir una situación de desastre si ocurre un suceso natural extremo pero no afecta en ningún aspecto a una población. Estaríamos hablando pues, no tanto de riesgo de una amenaza natural, como de vulnerabilidad frente a ella. Así, es la combinación vulnerabilidad-amenaza la que determina la condición de desastre y no sólo la amenaza por sí misma.
 Aquí, os compartimos el texto de Vicente Sandoval (PhD Student at Development Planning Unit, University College London, para Plataforma Urbana) al respecto:
"La ubicación de la población, en relación a las diferentes amenazas naturales presentes en el territorio, es una de las variables más importantes al momento del desastre. Por ejemplo, durante el huracán Katrina en el 2005, en EEUU, el 70% de los barrios inundados correspondía al 90% de la población más vulnerable de la ciudad de New Orleans: gente con bajos ingresos. Sin embargo, la ubicación no es la única variable importante en la evaluación de la vulnerabilidad, otras son: la calidad del entorno construido, la provisión de infraestructura y servicios básicos, acceso a asistencia sanitaria, educación y seguridad, la posibilidad de asegurar los bienes, tener ahorros, y pertenecer a redes sociales y familiares que ayuden a absorber los impactos del desastre. Todas éstas variables que se cruzan con la ocurrencia de un evento natural extremo son determinantes para definir el nivel de riesgo en el que se vive o el nivel de desastre. Sin embargo, éstas poco tienen que ver con la naturaleza como tal, están más bien sujetas a factores sociales, económicos y políticos.” 
 En resumen, que la problemática de los desastres naturales no está causada por el suceso fenomenológico, sino por la situación de debilidad de una población que se ve en la necesidad de hacerle frente a dicho suceso.

 ¿Y por qué deberíamos prestar atención a ese Urbanismo de Riesgo?
 Lo explicaremos con unas cifras ofrecidas por Massimo Cacciari en su obra “La ciudad” (de la que disponemos de una reseña):
 En 1950 había 83 ciudades en el mundo con mas de 1.000.000 de habitantes y de ellas 50 se encontraban en los países industrializados. En la actualidad hay 300 ciudades con mas de 1.000.000 de habitantes y en su mayor parte se encuentran en los países pobres.En el año 2015 habrá 33 ciudades con una población superior a los 20.000.000 de habitantes y 27 de ellas se encontrarán en los países pobres. ¿Cómo estarán hechas? 
 Si extrapolamos a partir de la situación actual, sería demasiado fácil preverlo: vastísimas áreas arquitectónicamente indiferenciadas, rebosantes de funciones representativas, financieras y directivas, con apilamientos alrededor de áreas periféricas residenciales, “guetizadas” unas respecto de las otras, con zonas comerciales para masas y restos de producción manufacturera; todo conectado por “acontecimientos” ocasionales.
 Este conjunto es, a todas luces independiente de toda lógica urbanística y administrativa.

 Sin embargo, queda un resquicio para la esperanza:
 Por primera vez en su historia, Río de Janeiro procederá a nombrar las calles de algunas de sus favelas. La existencia en ellas de vías sin nombre es una situación que se arrastra desde hace décadas y que se explica, en parte, porque estos asentamientos ni siquiera existen en los mapas oficiales: un decreto de 1937 los reconoce como un “fenómeno transitorio”, a pesar de que hoy habitan en ellos más de dos millones de personas.
  Esta simple actuación urbanística quiere decir que esos habitantes serán reconocidos como ciudadanos, lo que no sólo tiene una importancia meramente nominativa, puesto que antes ni siquiera formaban parte de las estadísticas.